Bibliomoto Huarmey

bibliomotohuarmey
Foto: Captura youtube

¿Usarías tu mototaxi o tu auto para llevar libros a lugares lejanos y promover la lectura infantil en medios desfavorecidos?

Podemos discutir o incluso discrepar sobre la apariencia empolvada del mototaxi que se pasea tambaleándose arriesgadamente por las calles sin asfalto, al compás del ruidoso llamado del megáfono o por la aparente incomodidad de los niños sentados sobre el suelo arenoso del local hecho de esteras; pero todo ello son sólo eso, formas y aquí lo importante es el contenido, la esencia, el mensaje que Heber Ocaña quiere transmitir: Promover el hábito de la lectura en niños que normalmente no podrían llegar a tener un libro entre sus manos por las limitadas condiciones en las que viven.

Es sólo así que las formas pasan a segundo o a tercer plano, la loable labor que Heber Ocaña a través de su Bibliomoto Huarmey ha asumido voluntariamente nos lleva a pensar que la cultura, diferente a lo que se cree, no puede ser excluyente y que las iniciativas para sembrarla no pueden ser pasivas, hay que salir de nuestras ostras para cosechar los frutos que de seguro serán más que sustanciosos.

Todos sabemos que la persona que no lee se quedará a ciegas en el oscuro mundo de la ignorancia, por eso desde estas humildes líneas, saludo, felicito y alabo esta magnífica iniciativa que espero continúe a pesar de las adversidades y que más peruanos nos sumemos a ella. Tal vez muchos de nosotros no seamos tan audaces como Heber Ocampo, pero podemos empezar por casa, compartiendo lecturas con nuestros hijos en lugar de prenderles el televisor.

 Aquí el video en youtube y su página en facebook.

 

Anuncios